Opinión

La Cámara de Cuentas y la contraloría general en el marco del combate a la corrupción administrativa en la República Dominicana

Experta en Derecho del Trabajo Magister en Negocios Corporativos Especialista en Derecho Judicial Aspirante a la Cámara de Cuentas. En la actualidad la Cámara de Cuentas ocupa el interés de la opinión pública en virtud del proceso de selección del nuevo pleno que realiza el Congreso de la República.

Selección que se lleva a cabo en medio de escándalos de corrupción de pasadas administraciones, en ocasión de la publicación del índice de percepción de la corrupción presentado por Transparencia Internacional y de la solicitud, a la presidencia de la Suprema Corte de Justicia, de un(a) juez(a) para conocer la acusación de obstrucción a la justicia y otros delitos en contra del actual pleno de la Cámara por parte de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA).

La comprensión de las principales funciones de la Contraloría y la Cámara de Cuentas es indispensable para el desarrollo de una verdadera política pública que pretenda lograr el efectivo combate de la corrupción administrativa, debido al impacto que tienen estas instituciones en la prevención y persecución de este flagelo. El artículo 246 de la Constitución vigente establece los cuatro niveles del sistema de control del patrimonio públicos, a saber: 1. El Control Interno, 2. El control Externo, 3. El Control legislativo y 4. El Control Social. La Contraloría es rectora del Control Interno mientras que la Cámara de Cuentas es el máximo Ente del Control Externo.

La Contraloría General de la República constituye un órgano del Ministerio de Hacienda el cual a su vez es dependencia del Poder Ejecutivo, en tal sentido corresponden a la Presidencia de la República la designación de sus incumbentes. El Control Interno está regido tanto por la Constitución como por la ley 10-07 del 5 de enero del año 2007. Nuestra Carta Magna dispone en su artículo 247 lo siguiente: “La Contraloría General de la República es el órgano del Poder Ejecutivo rector del control interno, ejerce la fiscalización interna y la evaluación del debido recaudo, manejo, uso e inversión de los recursos públicos y autoriza las órdenes de pago, previa comprobación del cumplimiento de los trámites legales y administrativos, de las instituciones bajo su ámbito, de conformidad con la ley”. Tanto la ley que regula la Contraloría como la que regula la Cámara de Cuentas tienen como objeto lograr el uso ético, eficiente, eficaz, económico y con el debido cuidado del medio ambiente de los recursos públicos. La Contraloría también es responsable del diseño, vigencia, actualización y supervisión del referido control. 2

De igual forma la Cámara de Cuentas es el eslabón superior en la estructural del Estado para prevenir y perseguir la corrupción administrativa, esto así, siempre que la misma asuma de manera eficiente y eficaz su rol de fiscalizador externo. Integrar el pleno de la Cámara de Cuentas con profesionales capaces, con una conducta que muestre un compromiso ético y moral que logre un acuerdo de cooperación y respeto entre los rectores del Control Externo e Interno se constituiría en el freno a la corrupción administrativa que anhela el Pueblo Dominicano y el cierre definitivo de la puerta que ha estado abierta al Borrón y Cuenta Nueva.

FUENTE: https://laveganews.net

Editorial

admin@enews360.com

Redacción RD es un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo. Puede comunicarse con nosotros por correo electrónico o por teléfono.

GPC 2