Opinión

Luis Abinader no tiene quien le escriba en las redes sociales

El gobierno dominicano que encabeza el presidente Luis Abinader y su partido PRM, recibe ataques feroces en las redes sociales y desde lejos no se ve un equipo de respuestas.

En los medios de comunicación tradicionales el gobierno de Luis Abinader saca buenas notas, ahí muestran fortalezas, pero si buscamos en las redes sociales, Instagram, facebook, Twitter y WhatsApp, la historia es otra. 

La oposición política y los llamados independientes están solos en la chancha y los ataques al gobierno son despiadados y constantes.

Por qué razón no hay respuestas, no hay ofensiva desde el gobierno y el PRM.

Aquí algunas especulaciones.

No tengo ningún estudio científico para demostrar las deficiencias o razones por las que el gobierno está desprotegido, solo son especulaciones.

En el pasado torneo electoral era notorio la agresividad de los opositores contra el gobierno y lo fácil que ponían en Jaque, al PLD y el gobierno. Ahora ese ejército de hombres y mujeres forman parte del gobierno y todo aparenta que el poder los amansó como blancas palomas. 

Esos equipos de trabajos en redes sociales ya no responden al gobierno central, ahora responden a quien los recomendó para ocupar el cargo o al ministro, director o administrador de la institución en la que laboran. Aunque usted no lo crea, Luis Abinader pasa a un segundo plano, debería ser lo contrario, pero se da en todos los gobiernos. 

Es común escuchar esta expresión “el presidente tiene quien lo defienda” en relación a que el liderazgo local debe fortalecerse.

Esos equipos que en campaña querían llegar al poder y lo lograron, ahora tienen aspiraciones particulares, el grupismo, sectarismo y las zancadillas forman parte de la estrategia. 

En la oposición, los equipos de redes sociales tienen otra visión del poder y quieren retornar lo antes posible, aunque no se nota un lineamiento o estrategia, si es evidente un grupo de hombres y mujeres que se levantan todos los días a resaltar lo que consideran negativo para el gobierno.

Otra razón sería el uso e inversión desmedida del gobierno con los BOTS, eso puede generar cierto descontento en aquellos que dejaron el cuero en la campaña electoral y ahora son sustituidos por programadores, en su mayoría  internacionales. 

El gobierno debería salir a recoger a esos que se fajaron en las redes sociales durante la campaña, agruparlos, alinearlos y protegerlos. 

Sería importante buscar nuevos prospectos. Sino lo hacen, dice un cronista deportivo “Pueden pagar por ello” 

Delvis Durán

delvis@redaccionrd.com