Opinión

‪Fernando Rosa, la aspiradora de votos del danilismo en Santiago‬

En política improvisar es un riesgo de muy alto costo, que puede generar resultados fatales, por lo que, apostar a ello sería un error infantil, impropio de un político y estratega exitoso como Danilo Medina.

El Danilismo ha tenido en Santiago de los Caballeros fuertes columnas desde su etapa embrionaria, superando con éxitos retos internos y externos a su partido. Hoy una de estas columnas no está, pero ha dejado fuertes legados: la unidad del partido como fórmula de permanencia en el poder y una estructura partidaria fuerte y fiel a la línea política del presidente Medina.

El 7 de agosto del 2018, en el último acto público que realizara el pasado presidente del Comité Central del PLD en Santiago, Monchy Rodríguez, expresó: “Sigue siendo una tarea pendiente mantener la unidad monolítica de nuestro partido, anteponiendo el bienestar del país por encima de los intereses unipersonales”.

“Que se entienda bien, mantenernos en el poder, más allá de la conclusión de este periodo de gobierno es responsabilidad de todos y cada uno de los peledeistas, de los buenos peledeistas que cedan sus ambiciones particulares para el bienestar de la Patria”, enfatizó.

“Santiago ha sido y sigue siendo una plaza exigente para elegir a quienes le dirigirán, y es esa aptitud la que da pie a la frase popular “Santiago no es de nadie”, de ahí se desprende que el PLD no puede “improvisar” de cara a las próximas elecciones evitando candidaturas que trabajan en la formación de sus “egos” y “proyectos personales”, dejando atrás la gran obra política de JUAN BOSCH”, advirtió en el entonces Monchy Rodríguez. .

Y advirtió: “Fijaos bien señores del Comité Político, líderes peledeistas;  estamos ante el mayor de nuestros propósitos MANTENERNOS EN EL PODER y MANTERNER LA UNIDAD PARTIDIARIA”. 

Esa línea cohesionada del danilismo en Santiago es la columna principal del peledeísmo, que garantiza el triunfo electoral en el próximo proceso.

Las nuevas normativas electores pautan las elecciones municipales para el 16 de febrero, primero que las presidenciales el 17 de mayo.  Esto implica que hay que ganar en lo local para “barrer” en lo nacional, ese es una “jugada” que debe darse en firme, por eso la aventura no es parte del plan exitoso.  

Quien garantiza ese camión de votos que requiere la presidencial, un candidato que aglutine en lo municipal en la misma línea del sol, es Fernando Rosa que cuenta con el respaldo de 32 miembros del Comité Central del PLD en Santiago, del 75% de los presidentes de Intermedios, el 90% de los miembros del Comité Municipal y con 11 de los 16 regidores peledeístas. A ese gran apoyo se une una gran aceptación de los ciudadanos de Santiago que aspiran a un alcalde cercano a la gente, sin poses, ni prepotencias, con un plan de planificación de la ciudad, no solo farándula y maquillaje.

 Los números internos de Fernando Rosa en el PLD garantizan el “engrase” de la estructura política que requiere el danilismo para garantizar el éxito electoral.

 

Por Sagrario Gómez

Delvis Duran

delvis@redaccionrd.com


CORAASAN