Opinión

¿Perdió Trump o ganó Biden?

Como los deportes, la política electoral es una competencia donde se puede ganar jugando mejor que el adversario, o cuando este, sabotea su propio juego. Aunque la campaña Biden logró mantener el voto duro demócrata y sumó adeptos moderados, el carácter de Donald Trump fue el catalizador que animó a ciudadanos, políticamente apáticos, a votar en su contra y dar el triunfo al partido Demócrata.

Antes que todo, establecer que, aunque el conteo de votos en varios estados de los EE. UU. aún continúa, no hay fórmula matemática que revierta el hecho de que Biden será el presidente número 46 de esa nación. No solo la campaña Trump no ha presentado evidencia contundente de fraude masivo, sino que el margen de votos entre ambos candidatos es amplio y en varios estados.

Algunos tratan de comparar estos resultados con las elecciones presidenciales del año 2000, pero hay pocas similitudes entre ambas. Por un lado, la controversia entre Al Gore y George Bush se limitó a un solo estado, Florida. En esta ocasión, Trump necesita revertir los resultados en, al menos, cuatro estados, Arizona, Georgia, Nevada y Pensilvania.

Por otro lado, George Bush ganó la Presidencia por el minúsculo margen de 537 votos en un mar de más de 100 millones de sufragios. En estas elecciones, la diferencia es comparativamente abismal, ya que Biden, al 9 de noviembre, supera a Trump por más de 45 mil votos en Pensilvania, más de 34 mil en Nevada, más de 16 mil en Arizona y más de 10 mil en Georgia.

Si bien es cierto que los partidarios demócratas son más propensos a votar por correo y que la pandemia hizo de esta modalidad el método por antonomasia entre muchos ciudadanos estadounidenses, no es cierto que esto haya otorgado a Biden ventaja alguna. A fin de cuentas, ‘lo que es igual no es ventaja’, pues los partidarios republicanos tenían la misma prerrogativa de votar por anticipado y por correo, y, de hecho, muchos lo hicieron.

La realidad es que Trump ha sido un presidente bastante controvertido y su carácter políticamente incorrecto es su fortaleza, pero también su debilidad. El desprecio de muchos hacia su persona no es nuevo. Es menester recordar que Trump perdió el voto popular por un margen de mas de 3 millones de votos contra Hillary Clinton en el 2016. Esto a pesar de que, para ese entonces, Trump era una figura fresca en la política. Cuál sería su actuar como político era aún un misterio. El mismo Obama confesó creer que, una vez en el cargo, Trump se adecuaría al comportamiento presidencial.

Para estas elecciones, Trump ya no es un competidor desconocido, él es el incúmbete, y, uno bastante extravagante. Como presidente, Trump ha emitido más de 20 mil tuits, ha acusado a los medios de farsantes, e insultado a políticos que no concuerdan con él. Aúnque su temperamento le ha granjeado seguidores, también ha dejado muchas heridas atropellando a otros.

Un ejemplo de los tropiezos de la campaña Trump es el estado de Arizona. En el 2016, Trump ganó los 11 electores de ese estado con un amplio margen de 48.1% a 44.6 de Clinton. En estas elecciones, Trump pierde Arizona después de que la viuda de del veterano senador republicano por ese estado, John McCain, Cindy, respaldara abiertamente a Biden. El apoyo de Cindy McCain fue resultado de un artículo en el que alegadamente Trump insulto a su fallecido esposo.

El artículo publicado por el ‘Atlantic’ revala que Trump estuvo muy molesto con McCain después de que este votara en contra de su propuesta para revertir el ObamaCare. El escrito indica que cuando McCain murió, en agosto de 2018, Trump le dijo a su personal superior, que “no respaldarían el funeral de ese perdedor” (Brewster 2020). Aunque Trump negó estos alegatos, ya el había llamado ‘perdedor’ públicamente a MCcain en el 2015 por haber perdido las elecciones presidenciales y ser un soldado prisionero de guerra.

Otro ejemplo es el voto afroamericano. La participación electoral de este segmento de la población disminuyó en el 2016, pasando del 66.2 % al 59.6 %, pero se estima que, cuando todos los votos sean contados, habrá aumentado a un 70 %, y que más del 90 % de estos, apoyaron a Biden. Estos resultados no deben sorprender debido a las fricciones entre Trump y un grupo importante de los afroamericanos.

Como olvidar el momento en el que Trump llamó ‘hijos de…a jugadores de football americano (liderados por el afroamericano Colin Kaepernick) que protestaban por igualdad racial hincándose al cantar el himno. O cuando refiriéndose a una manifestación de “Unite the Right” en Charlottesville, en la que, un protestante de extrema derecha atropello con su carro a una multitud de contra-manifestantes matando a Heather Heyer y dejando a 19 otros heridos, Trump dijo “hay gente buena en ambos lados”.

Y estos no son los únicos ejemplos. Aunque la crisis sanitaria y económica causada por la actual pandemia presenta un gran reto para cualquier líder político, no hay dudas de que Trump ha tenido un mal manejo de esta. Desde minimizar los efectos que tendría, a pesar de saber bien la peligrosidad del virus, hasta bromear públicamente con usar luz ultravioleta o inyecciones de cloro para tratar la enfermedad, Trump lo ha hecho todo.

De todos modos, es innegable que un gran segmento de la población estadounidense le prefieren. La mayoría de las encuestas predecían que Biden aplastaría a Trump en las urnas, que los demócratas pasarían a ser mayoría en el Senado y que ganarían mas escaños en la cámara de representantes, pero nada de esto ocurrió. Mucha gente votó por Trump, los republicanos aun son mayoría en el Senado y ganaron nuevas posiciones en la Cámara Baja.

Pienso que estos resultados evidencian que la votación en contra de Trump tiene poco que ver con las políticas publicas que ofrece Biden y más con el carácter irreverente de Trump. Su retórica incendiaria y divisiva trajo altos niveles de incertidumbre entre inmigrantes y minorías; su posición contra China hizo temblar a grandes negocios que dependen de las buenas relaciones entre ambos países; y, sus constantes choques con los medios le granjeo mucha atención negativa.

Brewster, J. (septiembre 4, 2020) Trump Says He Never Called McCain A ‘Loser’—Here’s The Evidence That He Did. Forbes.com

FUENTE: http://z101digital.com

Editorial

admin@enews360.com

Redacción RD es un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo. Puede comunicarse con nosotros por correo electrónico o por teléfono.

GPC 2