Opinión

Otros cambios necesarios en la JCE

Gracias al aborto de las elecciones municipales del 16 de febrero, a la firme persistencia del PRM y otros partidos de oposición, presiones de la comunidad democrática interamericana y a los plantones juveniles en la Plaza de la Bandera, finalmente se logró equilibrar el proceso electoral congresual y presidencial celebrado el 5 de julio.

Logró así la escuálida institucionalidad del país dar un importante salto de avance que debe ser ensanchado y profundizado en procura del robustecimiento de certámenes electorales que por su pulcritud, adecuada organización y apego a la legalidad apalanquen nuestra democracia.

El cambio ético que se advierte en el talante con que inicia su gobierno el presidente Luis Abinader, debe inspirar a toda la nación a concertar una Junta Central Electoral que cumpla sus funciones de organizador pulcro de los certámenes electorales, lo que empujará el desarrollo integral del país.

No podemos volver sobre los viejos tropezones, ni echar para atrás los avances alcanzados en el proceso electoral pasado, de lo que es garantía la idoneidad de los o las integrantes del nuevo pleno.

Del fracaso de las elecciones municipales al éxito de las legislativas y municipales se lograron importantes avances en el proceso de escrutinio, y cómputo electoral.

Es importante la idoneidad de los integrantes del pleno. Pero hay que hacer otros cambios fundamentales en la estructura media y de base en que descansa la organización práctica de las elecciones.

Al nuevo pleno, a los partidos y a la sociedad corresponderá el cambio de las estructuras nacionales, municipal, de recintos y mesas electorales, de sus presidentes y secretarios, para que todo el recorrido de la organización del proceso, el depósito y escrutinio del voto sea revestido de transparencia y confianza, de calidad democrática.

El impulso recién pasado fue sólo un inicio, los cambios deben seguir en las direcciones de informática, elecciones, logística, la estructura de recursos humanos, revisar el rol de la Policía Electoral, y de todo el andamiaje en que descansa el proceso.

Es importante que por boca de importantes dirigentes del partido de gobierno se haya expuesto que en cuanto a independencia frente a los intereses partidarios, los nuevos directivos de la JCE serán designados en base al criterio usado para elegir a la máxima autoridad del ministerio público, con las magistradas Miriam Germán y Yeni Berenice Reinoso a la cabeza.

Y es alentador que un dirigente de la categoría del presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, haya sido reiterativo en plantear que no se volverá a la ya fracasada práctica del reparto partidario para conformar el pleno, cuyos integrantes deben ser independientes.

JPM

FUENTE: https://almomento.net

Editorial

admin@enews360.com

Redacción RD es un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo. Puede comunicarse con nosotros por correo electrónico o por teléfono.

GPC 2