Opinión

El sistema, protegido por travesuras e ilusiones

Por: Ramón Antonio Veras.

I.- Mentiras piadosas para proteger el sistema

1- Es una mentira piadosa, pero de mal gusto, decirles a los pobres de nuestro país, que su pobreza es de origen divino, una maldición, o ha sido causada por el Consejo de Estado, Juan Bosch, El Triunvirato, de tres, de dos o de uno; García Godoy, Balaguer, Guzmán, Majluta, Jorge Blanco, Hipólito, Leonel, Danilo o Abinader.

2.- Es un engaño ideológico, hacerle creer a los necesitados de comida, empleos, vivienda, servicios públicos de salud y educación, que los que han gobernado a nuestro país, trajeron indigencia, menesterosos, prostitutas, drogadictos, narcotraficantes, corruptos y todas las lacras que emanan del actual orden social y económico. Las taras presentes en la sociedad dominicana de hoy, están vigentes desde antes de nacer aquellos que han estado al frente del Estado dominicano.

3.- Las tachas, las deficiencias, que con dureza golpean a las grandes mayorías nacionales, están ahí como testigos fehacientes de un sistema, no porque al pueblo dominicano le echaron una maldición, o por una expresión injuriosa contra los oprimidos.

4.- La gran cantidad de menesterosos que ayer y hoy han andado y andan por ahí, no deben su situación desgraciada a lo feo de rostro o a la falta de talento de quienes han pasado por el Palacio Nacional, muchos de los cuales han sido de cara fea y otros de cara bonita, lo mismo que algunos son muy brillantes, y otros con el cerebro apagado.

5.- Lo que ha enseñado la realidad dominicana, es que la miseria, la pobreza y el sufrimiento que ha padecido y padece la mayoría del pueblo dominicano, no tiene nada que ver con la persona que gobierna o ha gobernado.

II.- No es cuestión de personas, el problema es sistémico

6- La causa, lo que motiva, el fundamento y origen de todos los males que sienten y sufren los pobres de nuestro país, hay que buscarlos en ese conjunto de reglas y principios que constituyen el sistema social predominante.

7.- Cualquier persona, fea o bonita, joven o anciana, que vaya al Palacio Nacional, a gobernar, siguiendo los lineamientos del sistema, no hará otra cosa que administrar para los beneficiados del statu quo, y nunca para el pueblo.

8.- Sin distinción alguna, los presidentes de la República Dominicana, lo que han hecho como representantes del Poder Ejecutivo, no es más que disponer para el bien de la minoría nacional, para lo que aquí son los menos; manejar el Estado como un instrumento al servicio de una parte pequeñita de la población, y contra la mayoría.

9.- No cabe duda. Los que han ido al Palacio Nacional, no han sido santos ni demonios, buenos ni malos. Pura y simplemente, hombres del sistema, que les ha correspondido regir los destinos del país, bajo un modelo económico ya agotado y no da para más.

10.- Gobernar a la República Dominicano, al igual que a otro país con una semejante estructura económica y social, es no hacer otra cosa que vivir día a día tapándole parches, remendando un modelo fallido.

11- La fatalidad para los oprimidos no la trajo Hipólito Mejía, y se la dejó a Leonel Fernández, ni la guardó Danilo Medina, para joder a Luis Abinader. Lo que ocurre es que ellos, al igual que sus predecesores, no son más que políticos sistémicos que aplican prácticas curativas.

12- Sea quien sea, llámese como se llame, poco importa. No es cuestión de ñe ñe ñe, ni que María estaba lavando y se le acabó el jabón. Gobernar bajo un sistema que cada minuto trae al mundo de los vivos, pobres por pipá, no lo salva ni su Espíritu Santo.

13- Debemos estar claros. Los problemas sociales no se solucionan eliminando físicamente a opositores, como tampoco rezando; haciéndole ojos bonitos al imperio, ni obras de caridad piadosa o benéfica.

14- Los problemas económicos y sociales, que padece la mayoría del pueblo dominicano, no se eliminan matando los pobres que se multiplican cada día, ni con migajas por lástima. El modelo cada vez se hace más infuncional, y crecen las demandas populares.

15- La crisis que golpea a nuestro pueblo, no se puede ocultar; las lacras sistémicas, no se tapan con tierra y las protestas imposibles de silenciar. Lo que está a la vista, aunque se quiera, no se puede enmascarar.

16- Lo que nos queda es, a la franca, mostrar un modelo económico insalvable; destapar el sistema para que se vea su podredumbre; sacar a la luz todas las injusticias que genera para, sobre sus cenizas, levantar otro orden social que garantice el progreso a todo el pueblo dominicano.

Ideas finales

17.- No es más que una travesura grande, verdadera diablura, ilusionar a los que aquí comen de vez en cuando, diciéndoles que ahora están mal, pero que después de las elecciones del 2024, llegará su felicidad.

18.- Lo cierto es que los oprimidos de ahora, más lo que se sumen en lo adelante, cambiaran para peor desde ahora hasta el 2024, llegando a convertirse en un montón de pasados y presentes pordioseros.

19.- Porque los aprovechados del añejo modelo económico presente, no tienen nada nuevo para el pueblo, se contentan con ofrecerles cosas futuras, que supuestamente van a venir, aunque los mismos beneficiados sistémicos saben que nunca llegará nada nuevo, a no ser más pobres y más miseria.

20.- Debemos de sacar del ambiente político nacional, la diatriba, y concentrarnos en la brega contra el actual modelo, que es el que mantiene a lo mejor del pueblo dominicano en estado de horripilante miseria.

21- El discurso injurioso no impulsa a la lucha social, quedándose todo en lo personal, que en nada contribuye al progreso social.

22.- Se impone desarrollar la brega política, vinculando a ella a todo ese ejército que se opone a continuar mal viviendo como hasta ahora, en estado de opresión sistémica.

Santiago de los Caballeros,

24 de mayo de 2022.

FUENTE: https://noticia.do

RedaccionRD

admin@enews360.com

Tú medio digital, Siempre actualizado Whatsapp (829) 679 - 5560 @delvisduranrd

Sígueme:
Estamos Felices De La Vida. PRESIDENCIA