Opinión

Economía, Gonzalo, COVID y sus negocios

No queremos decir que los muertos y enfermos no son importantes. Es todo lo contrario, porque las personas están por encima de todos los intereses económicos, aunque algunas veces pensamos que hay gobiernos que piensan de otra manera, que no es el nuestro.

Los honestos de la política están en el deber de reconocer que la fortaleza del Producto Bruto Interno (PBI) o Producto Interno Bruto (PIB), la metodología que usted quiera usar comercialmente, es hasta hoy, la salvación de esta nación, la cual está disponiendo de los recursos necesarios para enfrentar al COVID-19.

Ese crecimiento del PBI, de 5%, superior a casi todos los países del mundo, fue lo que permitió que la República Dominicana pueda seguirle haciendo frente a los daños del COVID-19. Las grandes inversiones hechas por el gobierno del Presidente Danilo Medina en la agropecuaria, la agroindustria, la industria, incluyendo al poderoso sector de Zona Franca, constituyen la mejor inyección para que República Dominicana se prepare para comenzar a buscar nuevamente sus niveles de desarrollo económico y social.

Una economía, golpeada severamente por el COVID-19, que está soportando los embates de la más terrible enfermedad que se conozca hasta el momento, se repondrá rápidamente y comenzará a reubicarse en sus mayores niveles, debido a que el país tiene instalada una de las mayores estructuras económicas de la región.

Las inversiones económicas realizadas en los sectores productivos más importantes del país, como los de Zona Franca, turismo, educación, salud, agropecuaria, agroindustria, la industria diversificada, el transporte y otros, convertirán al Presidente Medina en uno de los gobernantes  más visionarios del mundo.

A esos sectores se le agregan las exportaciones de productos nacionales y el fortalecimiento de las remesas. Pero algo más que eso es, el país produce el 85 por ciento de su consumo alimentario.

Muchos nos equivocamos porque no pensábamos que el país tenía una estructura de salud tan enorme, incluyendo al personal médico, enfermeras y otros servidores del Estado. Pero también tenemos que reconocer que el avance también está en el sector privado, estimulado por la política de préstamos bancarios promovida por el gobierno, la cual busca fortalece las inversiones en infraestructuras, fruto de la confianza que brinda el Estado.

El coronavirus, es una enfermedad que no reconoce a nadie para atacar, pero también hay que decir que con la orientación del Todopoderoso y el gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), bajo la dirección del Presidente Medina, no escatima esfuerzos para combatir el problema, con el cual el mundo deberá convivir por muchos años. Hay que tener la esperanza de que esta enfermedad, no se convierta en  endémica del mundo.

Por estos tiempos, tendremos que vivir protegidos con la mascarilla y los guantes,  con la economía semi-abierta o abierta en cada país del mundo. ¡Si queremos disfrutar sanos de muchas de las acostumbradas actividades de cada sociedad. !Pero el COVID-19 será un gran negocio para algunos laboratorios!

El pleito de las principales naciones del mundo, no es porque están interesadas en fabricar la vacuna que deberá ser usada para curar a los enfermos, sino quién o quiénes serán los dueños de la marca. El Presidente Donald Trump, de Estados Unidos, dijo que su país quiere participar en la fabricación de la marca.

Eso significa billones de dólares, euros y otras monedas para las grandes potencias económicas o políticas. Los muertos o los enfermos del COVID-19, no son el problema de esos sectores, sino los beneficios de billones de monedas que recibirán esos  gobiernos cuando esté lista la vacuna.

En el campo del partidarismo político dominicano, es lamentable decir que la ignorancia es un poder determinante en el país. En las redes sociales, que no son los periódicos digitales, y en algunos programas de televisión,  se critica que Gonzalo Castillo, el candidato presidencial del PLD, un empresario humilde, que es muy difícil de conseguir en cualquier país del mundo, utilice parte de su dinero o de la campaña electoral, para hacer bienes.

¡Esa actitud de rechazo a una obra de caridad de una persona humilde, es lo más ridículo que hay en un ser humano! Los que conocen a Gonzalo Castillo dicen, según leímos en periódicos digitales, programas de televisión y algunos artículos en la prensa escrita, que el espíritu de  ser donativo de este hombre no comenzó ahora que es candidato presidencial, sino desde muy joven.

Dicen los comentarios, que los amigos y familiares de Gonzalo Castillo siempre alababan a éste, cuando era joven y lo sigue haciendo, por su espíritu generoso. Ahora  los opositores lo critican porque él trae gratis a los dominicanos que están en el exterior y le piden ayuda para que los traiga al país en sus aviones desde distintos destinos internacionales.

Lo critican porque construye viviendas a favor de familias pobres, porque dona millones de pesos en instrumentos para combatir el coronavirus y otras necesidades.

Se critica a los políticos que hablan mucho, pero que no solucionan problemas a favor de los más necesitados. Los críticos, para fortalecer su tesis, se hacen señales negativas en los codos de las manos, y a Gonzalo Castillo porque hace política resolviendo necesidades. Los opositores lo que tienen que hacer es ser semejante a Gonzalo.

Algunos de mis lectores dicen que somos muy agresivos cuando nos referimos a la participación política de Luis Abinader, pero cómo no lo vamos a ser, si los estudiantes de la Universidad OyM, de su propiedad, le solicitaron que los exonere de los pagos de las mensualidades sin impartir docencia que lleva esa academia y él se negó.

FUENTE: https://almomento.net

Editorial

admin@enews360.com

Redacción RD es un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo. Puede comunicarse con nosotros por correo electrónico o por teléfono.

CORAASAN