Nacionales

RD ante el desafío de reabrir la economía sin agravar crisis sanitaria

En momentos en que el país acumula 9,376 casos positivos confirmados de coronavirus y 380 muertes a causa de esta enfermedad respiratoria desde su inicio el pasado 1 de marzo, el gran desafío de las autoridades es reactivar progresivamente ciertas actividades económicas sin que ello represente un riesgo mayor desde el punto de vista sanitario.

Así lo expresó el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, quien consideró que la eventual vuelta al trabajo deberá estar regida por ciertos protocolos que limiten el contacto físico entre las personas y preservando el toque de queda de 5:00 de la tarde a 6:00 de la mañana, a fin de que esta restricción a la circulación impida la salida impetuosa de la población.

Sostuvo que la apertura económica vista como una necesidad, tanto de la sociedad como del Estado, no puede producirse de golpe y que deberá reactivarse progresivamente para que no haya repercusiones en el plano sanitario.

Recordó que como había advertido la Organización Mundial de la Salud (OMS) la crisis sanitaria derivada de la pandemia todavía no ha concluido ni en la República Dominicana ni en el resto de países, y que incluso China, donde se registraron los primeros casos de COVID-19, hace más de seis meses, todavía continúa reportando pequeños brotes esporádicos.

Aunque Sánchez Cárdenas explicó que el comportamiento de la epidemia en el país mantiene una dirección aplanada y prolongada en el tiempo que ha permitido al sistema tener disponibilidad de camas y unidades de cuidados intensivos para los pacientes con más gravedad, todavía no se puede establecer con precisión hacia donde se moverá, como tampoco lo han podido hacer las autoridades de países de la región como Colombia, Chile, Colombia y Brasil donde el número de casos continúa en aumento. Sostuvo que una vez se tengan los resultados de la encuesta serológica nacional se podrá apreciar un panorama más certero para conducir las próximas acciones a tomar.

Lo que sí dejó claro el funcionario es que el comportamiento social y la capacidad de los dominicanos para mantener las medidas de higiene básicas, el uso de mascarillas y el distanciamiento físico en los conglomerados deberán volverse una especie de subcultura que se prolongará durante los próximos meses.

Resaltó que aunque el virus mantiene una circulación comunitaria, la tasa de positividad de las pruebas de PCR procesadas ha ido cayendo lentamente hasta colocarse en 22.37 por ciento, cifra parecida a la que arrojan las pruebas rápidas que oscila en un 26 por ciento. Algo similar ha ocurrido con la tasa de letalidad que tras aumentar el volumen de pruebas realizadas se ha colocado en un 4.05 por ciento. Sostuvo que esto ha incidido en que centros de salud como la clínica Siglo 21 de San Francisco de Macorís o el Hospital Metropolitano de Santiago (Homs) hayan visto descender el número de pacientes hospitalizados en las últimas semanas entre un 50 y un 70 por ciento.

Indicó que ayer en San Francisco de Macorís solo había 35 personas hospitalizadas, de las cuales había 11 en UCI y solo una en ventilación mecánica.

En cuanto a Santiago, ayer había 211 internos, 47 de los cuales estaban en UCI y apenas un 20% en ventilación mecánica.

En el Gran Santo Domingo, la cifra de hospitalizados era ligeramente mayor, con 267 personas internas, de las cuales 63 estaban en UCI y 40 habían requerido respiración mecánica.

Autoridades haitianas suspenden reuniones

Durante la rueda de prensa virtual para dar a conocer el boletín epidemiológico número 50, Sánchez Cárdenas también reveló que las autoridades sanitarias haitianas han suspendido al menos dos reuniones pautadas y coordinadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) hace alrededor de tres meses en Jimaní y Dajabón por razones desconocidas por la contraparte dominicana y que la preocupación externada por el Ministerio van alineadas a las advertencias hechas por el organismo internacional que vaticinan la posibilidad de una catástrofe en el vecino país derivada del coronavirus.

El ministro se mostró esperanzado en que estas reuniones puedan llevarse a cabo en las próximas semanas para contener la epidemia en los dos países.

Con respecto a las pruebas rápidas dijo que se lleva a cabo una especie de “barrido” en varios sectores del Distrito Nacional como La Ciénaga, donde se aplicaron alrededor de 100 de estos test y en otros municipios de San Francisco de Macorís, como Pimentel, donde el 23% arrojó un resultado positivo y que lo procede después de su realización es un seguimiento y acompañamiento por parte de la direcciones de área de salud para hacer las observaciones de higiene, medicación y hospitalización en caso de ser necesario, o de confirmación de PCR para los positivos asintomáticos.

Sostuvo que estas acciones continuarán en el Distrito cuando se realice el operativo conjunto con la Alcaldía cuya fecha aún está pendiente por determinar.

Con respecto a la denuncia externada por un periodista sobre el cobro de 800 pesos por las referidas pruebas en el Hospital Marcelino Vélez, dijo que esta sería investigada ya que su director asegura que no se ha autorizado su pago, tras asegurar que en los operativos masivos la misma no tiene ningún costo para el ciudadano.

En cuanto al número de trabajadores de la salud y militares que han resultado infectado conla COVID-19 dijo que ya son más de 300, tras asegurar que se está proveyendo del material de protección necesario tanto a médicos y enfermeras para realizar sus labores con el menor riesgo posible y que muestra de ello es que en las ruedas de prensa donde hacen sus denuncias aparecen con mascarillas, batas y guantes de protección.

Las consultas deben normalizarse

Según Sánchez Cárdenas los pacientes rutinarios están retornando a los centros de salud en demanda de servicios aunque muchos médicos no están asistiendo a las consultas por lo que se debe restablecer una vigilancia para garantizar la prestación de servicios a la ciudadanía en los hospitales.

Hay 1,676 personas hospitalizadas

Hasta el 7 de mayo, unas 1,676 personas estaban en aislamiento hospitalario, de las cuales 134 estaban en las Unidades de cuidados intensivos y 65 en ventilación mecánica. El número de muertes por la enfermedad aumentó a 380 con siete nuevos fallecimientos, tres de los cuales ocurrieron en La Vega, tres en la provincia Santo Domingo y uno en el Distrito Nacional.

La mayor cantidad de los 281 casos nuevos reportados se registraron en el Distrito Nacional con 97; la provincia Santo Domingo con 71; Santiago con 19; La Romana con 17; Duarte con 15 y 11 en San Cristóbal.

Recibe en tu correo actualizaciones diarias de las noticias mas importantes de la actualidad.

FUENTE: https://www.elcaribe.com.do

Editorial

admin@enews360.com

Redacción RD es un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo. Puede comunicarse con nosotros por correo electrónico o por teléfono.

CORAASAN