Opinión

‪Negro Veras: Nicolás, mi amigo, adiós‬

‪9.- Con su proceder ausente de aspaviento, Nicolás siempre supo estar ahí, en el momento y lugar que mandaban las circunstancias. No fue dado a la exageración al cumplir con su deber como ciudadano de la época que le correspondió vivir. Con comedimiento y absoluta templanza aportó a la lucha cívica y democrática de su país.‬

‪10.- El doctor Rafael Nicolás Gómez Ortíz, vivió para serle útil a la sociedad humana. Con sus actos probó que la labor social del individuo no debe ser circunstancial, inconstante ni variable, sino continuada, mantenida y persistente porque la habitualidad caracteriza al perseverante.‬

‪13.- El grado de amigo no se alcanza en un santiamén; la condición de ser amigo es el resultado de un largo proceso que se inicia, a lo mejor, con un simple saludo; y tal vez concluye con la desaparición física, la pérdida de confianza, la traición, o una interpretación equivocada de las normas no escritas que rigen los vínculos entre las amigas y los amigos.‬

‪14.- El tiempo fija las reglas entre las personas ligadas por el concepto de amigas y amigos. Los distintos episodios compartidos, los trances por los cuales han intervenido; las dificultades que han enfrentado, en fin, los momentos alegres o tristes que han pasado, han de contribuir al establecimiento de normas que han de guiar la limpieza entre amigos y amigas.‬

‪15.- La sinceridad, la franqueza, la lealtad y la solidaridad son partes esenciales de los vínculos entre amigas y amigos; y tiene que ser así porque fingir no es de amigos, sino de falsos; la deslealtad hace desaparecer la confianza, y el individualismo aísla el sentido de buena comunidad y afinidad de sentimientos.‬ ‪16.- El trato entre amigas y amigos ha de ser una cuestión entre iguales, no se da de un solo lado; no puede haber reticencia de una parte, y franqueza de la otra; bondad de uno, y maldad del otro. La relación de camaradería no puede estar circunscripta a las circunstancias, dependiendo de la conveniencia individual de uno de los actores que intervienen en lo que se supone una comunidad de afectos.‬

‪III.- Así fuimos Nicolás y yo‬ ‪ ‬ ‪17.- Hace algún tiempo escribí “tengo dos amigos que para llegar a pie a sus respectivas casas no me tomo más de cuarenta y cinco segundos. Sin embargo, muchas veces duro hasta dos años sin visitarles. Pero eso no limita, en lo absoluto, el cariño, respeto, distinción y admiración que les tengo a ambos. Ellos dos son parte de mis hermanos no biológicos, con los cuales tengo lazos de hermandad indestructibles”. Uno de esos amigos a los cuales me referí en el escrito es el doctor Rafael Nicolás Gómez Ortíz.‬ ‪ ‬ ‪18.- Nicolás supo ser amigo de los amigos; valoró la amistad sincera y libre de desconfianza. La camaradería que iniciamos cuando éramos unos chicos la conservamos con el paso de los años porque nació sólida y teniendo como base el trato franco.‬ ‪19.- Los verdaderos amigos no tenemos que darnos muchas explicaciones, nos conocemos muy bien. No tenemos que hacer juramentos para darle fuerza a nuestras exposiciones. Creemos en la palabra dada y eso nos basta; tampoco tenemos que estar juntos todos los días, el calor humano nos los transmitimos mentalmente a cada momento y mutuamente.‬ ‪20.- Nicolás, al igual que todos mis verdaderos amigos y amigas, comprendió que para los míos tengo un código que descansa en mi cabeza, compuesto por normas que me dicen cómo debo comportarme con aquellas personas que individualizo como amigas o amigos.‬ ‪21.- Nicolás sabía que mi conciencia me manda a honrar mis convicciones; obedecer bajo cualquier circunstancia con el amigo o la amiga; respetar lo que el momento me dice, si el cometido me impone quedar bien, acorde a lo que me he enclavado en el cerebro como combinación codificada de la amistad.‬

‪ ‬

FUENTE: https://redaccionrd.com

Editorial

admin@enews360.com

Redacción RD es un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo. Puede comunicarse con nosotros por correo electrónico o por teléfono.

CORAASAN