Opinión

Perspectivas electorales para el 17 de mayo

Hoy ya entrando en los días prefínales del mes de enero del presente año, tenemos que ser muy testarudos o estar bastante sesgados frente a la realidad para no poder ver las perspectivas electorales con cierta claridad sobre lo que podrían ser los resultados de estos sufragios en aproximadamente tres meses.

Con lo planteado anteriormente, no queremos decir bajo ningún concepto, que las perspectivas hoy nos van a marcar invariablemente lo que va a acontecer mañana (el 17 de mayo) en las elecciones generales o presidenciales, y obviamente, muchos menos en el nivel congresual; de los senadores y diputados.

Ahora bien, en este mismo razonamiento del párrafo precedente, tampoco se pude subestimar lo que nos dicen casi todas las firmas encuestadoras, y si éstas son las que poseen los mayores niveles de confianza y credibilidad, entonces, exponen al unísono, que Luis Abinader y los perremeistas con sus aliados, van por el carril de adentro.

También, independientemente de que Luis Abinader esté encabezando cómodamente las encuestas para ser el próximo presidente del país en una primera o en la segunda vuelta electoral, es de objetividad reconocer, que la definición de las elecciones presidenciales tiene el porcentaje más significativo empujando para que el ganador se defina en una segunda ronda de elecciones.

Es que cuando existen por los menos tres organizaciones políticas que ninguna de ellas va a estar por debajo del 20% en el total de los votos obtenidos, el tener que irse a una segunda vuelta electoral para definir al presidente de una nación, se ha convertido en un hecho casi irreversible donde se requiera una mayoría absoluta simple del 50% más un voto.

De ahí es, qué quienes observamos el panorama político tratando de hacer a un lado nuestros intereses, prejuicios y parcialidades, no podemos bajo ningún criterio soslayar en estos análisis las realidades en cuanto a los posicionamientos electorales del Partido Revolucionario Moderno (PRM), el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y el Partido Fuerza del Pueblo (FP) con sus respectivos candidatos presidenciales; Luis Abinader, Gonzalo Castillo y Leonel Fernández.

Porque, ¿quién duda que Abinader pueda bajar del 42 ó 45%, y cuidado, en las próximas elecciones generales del 17 de mayo? Muy pocos, los menos lucen incrédulos al respecto.

Por ejemplo, solo hay que ver la historia reciente del proceso electoral anterior, con Danilo Medina en la estratosfera en cuanto a su popularidad y en las buenas valoraciones a su gestión de gobierno, casi del 90% en un momento determinado, y el candidato del PRM en esas condiciones tan adversas para él y su partido, llegó con sus aliados al 34.98% de las votaciones en el año 2016.

Entonces ahora, frente a Gonzalo Castillo, que como aspirante presidencial en esta coyuntura
no se asemeja en nada a Danilo Medina, pero en nada; en cuanto a su popularidad, la calidad y cantidad de sus propuestas y la coherencia de su discurso, hacer estas comparaciones, es como bajar de lo sublime a lo…

O sea, se la han puesto a Luis Abinader muy suave, «para que la saque de jonrón con las bases llenas, por los 400 pies», y por demás, con la población aplaudiéndolo.

Y para rematar, sucede lo inaudito en nuestro país con el líder de la FP, el expresidente Leonel Fernández, el cual sigue ratificando su liderazgo en la población.

Es que Leonel ha prendido muy rápido con su renovado partido, en menos de tres meses ya está siendo reconocida la FP como una organización política mayoritaria en el país, y su candidatura, los contrarios la ponderan con no menos del 20% de popularidad, donde todavía le falta la ratificación del Tribunal Constitucional.

En otras palabras, cuando sean ratificadas en su totalidad sus aspiraciones presidenciales, con Leonel puede ciertamente acontecer lo predecible, es decir, que se ponga delante en las preferencias electorales para las próximas elecciones generales.

Pero también, si no sucede que Leonel Fernández pueda ganar o quedar para la segunda vuelta electoral, él tendrá el pandero de la decisión final de esas elecciones en sus manos, porque si queda de segundo por ejemplo, nadie lo para, gana las elecciones presidenciales.

Si es de tercero que terminan quedando Leonel, la FP y sus aliados, para sus nuevos y “recientes enemigos políticos”, es seguro que les da el garrotazo electoral con toda la virilidad posible a sus ingratos, y que de paso, aspiraron a hacerles desaparecer del escenario político nacional desacreditado.

Sin olvidar, que el expresidente dijo en su discurso de renuncia del PLD frente al país, que esa cúpula del Comité Político que se hace llamar OTAN; «E pa` fuera del Poder que va».

Entonces, realmente, hasta ahora, en este mes de enero que ya entró en sus fechas decadentes, las perspectivas electorales a nivel presidencial están muy pocas del lado positivo al candidato del PLD, todo lo contrario, son puras adversidades, muy abrumadoras...

Conclusiones:
Luis Abinader, va viento en popa, aunque con paso de tortuga después que llegó al 40% en el nivel de popularidad, es más, parece frisado.

Mientras que por el lado de Leonel Fernández, éste es el hombre de las expectativas de la política nacional en la actual coyuntura, es el más dinámico electoralmente en la población, el que ha hecho las propuestas de mayores impactos y la real oposición al gobierno danilista, entonces, ojo con eso.

Con Gonzalo Castillo, todo se le ha esfumado después del proceso interno en el PLD con sus primarias abiertas, donde la sangre nueva fue la frase imparable, pero ahora parece que de tanto usarla se ha envejecido, y la candidatura no está en un momento ideal, ojalá que haya talento y condiciones para redireccionarla, de lo contrario, adiós al longevo poder morado.

@josenunez00

FUENTE: http://loultimodigital.com

Editorial

admin@enews360.com

Redacción RD es un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo. Puede comunicarse con nosotros por correo electrónico o por teléfono.

CORAASAN