Deportes

Los Rays recuerdan a familiares asesinados de la joven promesa Bivens

El lanzador de Ligas Menores de los Rays de Tampa Bay, Blake Bivens, de 24 años, estaba inconsolable cuando tuvo que viajar hasta su hogar en Virginia, donde se vivió la tragedia del asesinato de su esposa, su hijo de 1 año y su suegra.

“Fue horrible”, declaró el gerente del equipo de las ligas menores, Montgomery Biscuits, Morgan Ensberg, quien viajó con Bivens el martes, cuando se conoció la trágica noticia. “Blake es un hombre increíblemente fuerte. Es un hombre increíblemente fuerte, y solo pasó por un mar de lágrimas, y luego se sacudió y luego simplemente miró”.

“No lo dejé fuera de mi vista ni un instante”, comentó Ensberg, quien dijo que jamás había vivido tanta tristeza y desolación en un ser humano.

El hermano de 18 años de la esposa de Bivens ha sido acusado de asesinato en primer grado de las muertes de sus familiares, lo que ha conmocionado a sus entrenadores, compañeros de equipo y la comunidad donde vivía su familia.

“No deseas esto en ninguna comunidad, ninguna familia”, dijo el sheriff del condado de Pittsylvania, Mike Taylor. “Somos una comunidad pequeña. Nos afecta a todos”.

Los documentos judiciales publicados el jueves revelaron nuevos detalles en los asesinatos, pero no explicaron qué pudo haber llevado a Matthew Bernard, de 18 años, a supuestamente matar a su hermana, Emily Bernard Bivens; su sobrino, Cullen Bivens, de 14 meses; y su madre, Joan Bernard.

En Montgomery, los Biscuits, un afiliado de Doble A de los Tampa Bay Rays, pintaron ‘BIV’ en el suelo detrás del plato antes de un partido contra Pensacola. Debían guardar un momento de silencio antes del partido en casa de los Rays el viernes contra los Indios de Cleveland.

“Nadie está pensando en el béisbol”, dijo Ensberg. “Simplemente te das cuenta lo importante que es la vida y el poco valor que tienen el resto de las cosas”.

El entrenador de pitcheo de Montgomery R.C. Lichtenstein recuerda los momentos previos al juego cuando Bivens se acercaba para ver a su esposa y abrazar a Cullen.

El lanzador Ryan Thompson dijo que la familia de Bivens estaba en su mente “todo el tiempo”.

“Su familia lo era todo para él”, destacó con emoción Thompson, quien describió a Bivens como un amigo cercano con un sentido del humor “hilarante”.

“Nunca deja que el juego se interponga en su forma de ser humano. Es un gran tipo, y algo así no podría pasarle a un ser humano mejor”, subrayó Thompson.

El propio Bivens, en su primera expresión hecha pública desde que se dio la tragedia en su familia escribió a través de la Instagram que su vida fue “destruida” y que su “corazón se convirtió en cenizas”.

“El dolor que mi familia y yo sentimos es insoportable y no se puede expresar con palabras”, escribió Bivens. “Me estremezco y tiemblo al pensar en nuestro futuro sin ellos”.

Según la denuncia presentada contra Bernard, el incidente del adolescente comenzó el martes por la mañana en la casa de un vecino. Bernard golpeó al vecino en el brazo y luego se escapó, dijo la policía.

El vecino escuchó disparos en la casa de al lado, dijo la policía. El vecino condujo hasta la casa y encontró el cuerpo de una mujer en el camino de entrada. Dentro, encontró los otros dos cuerpos.

Los agentes encontraron a dos víctimas con heridas de bala en la cabeza y casquillos de fusil cerca de los tres cuerpos.

Se encontró un rifle en un área boscosa detrás de la casa y se encontró un mazo con sangre en el garaje, según los documentos de la corte.

La denuncia penal no ofreció ningún motivo para los asesinatos, y las autoridades se han negado a comentar.

Después de que se descubrieron los cuerpos, una cacería humana llevó hasta 100 agentes a Keeling, una pequeña comunidad cerca de la frontera con Carolina del Norte.

Bernard salió desnudo del bosque unas cuatro horas más tarde, pasando por las cámaras de televisión hacia el estacionamiento de una iglesia, donde fue grabado tratando de asfixiar a un cuidador de la iglesia.

Un agente del orden usó spray de pimienta y golpeó a Bernard con un bastón antes de ser capturado, dijeron las autoridades.

Bernard se golpeó la cabeza contra la jaula en un vehículo policial después de ser detenido y llevado a un hospital para recibir tratamiento, pero este jueves ya se encontraba en la cárcel, sin derecho a fianza y vigilado por suicidio, informó la policía.

FUENTE: http://z101digital.com

Editorial

admin@enews360.com

Redacción RD es un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo. Puede comunicarse con nosotros por correo electrónico o por teléfono.

CORAASAN