Opinión

Opinión: “EL ABORTO: ¿A FAVOR O EN CONTRA?”

Por Luis Federico Santana J.

Diversas organizaciones sociales, encabezadas por la Coalición para los Derechos y Vida de las Mujeres, se pronunciaron a favor de la despenalización del aborto en la aprobación del Proyecto de Código Penal.

Esta despenalización del aborto se produciría en tres causales que enarbolan las mujeres organizadas: a) peligro para la vida de la madre, b) inviabilidad fetal de carácter letal por malformación y, c) en caso de violación o incesto a la madre.

Al hablar de despenalización del aborto, quien opina se coloca, automáticamente, a favor o en contra. No hay medias tintas.

Respeto y saludo que cualquier ciudadano, organizado o no, esté a favor o en contra de esta despenalización. Se trata de un tema delicado porque tiene que ver con la vida y con la muerte.

Lo que no respeto ni saludo es que quien tome posición a favor o en contra, lo haga con ligereza, sin tener datos ni argumentos y sin conocer las razones por las que los demás están del otro lado de la acera en este tema.

Quienes se pronuncian en favor de la despenalización alegan el derecho que tienen las mujeres a decidir sobre su cuerpo y a no llevar en su vientre una criatura fruto de la violación, el incesto o que sea inviable.

Critica este grupo el hecho de que los cristianos quieran obligar a las mujeres a conservar estos embarazos, cuando en realidad ellos no son los afectados.

¿Por qué los cristianos se oponen al aborto, con causales o sin ellos? ¿Lo saben quiénes sencillamente critican esta posición y la califican de retrógrada?

Los cristianos toman como punto de partida la Dignidad Humana. La persona humana posee un valor absoluto, incomparable con cualquier otro valor.

Esta dignidad se inicia desde la concepción, es decir, desde que el óvulo es fecundado por el espermatozoide. Sólo Dios tiene potestad de decidir en relación a la vida o la muerte.

Para los cristianos el aborto es el aborto y, por tanto, crimen. Al abortar bajo el alegato de violación o incesto, la mujer defiende sus derechos, pero desconoce en derecho del no nato.

Si el problema se enfocara desde la perspectiva del no nato, desde sus derechos, el asunto fuera distinto. Si tuviera conciencia.

¿Estaría el niño en disposición de morir para solidarizarse con su madre violada? ¿No estaría ese niño dispuesto a nacer pese a la violación y el incesto? La verdad y el derecho del niño no nato, ¿tiene o no tiene valor?

En relación a las causales riesgo de la vida de la mujer e inviabilidad, no hay necesidad de aprobar el aborto para que, clínicamente, los médicos resuelvan el dilema.

Si los médicos se dan cuenta que, al parir, la madre podría morir, sencillamente realiza un aborto terapéutico, apelando al principio ético del mal menor. Al tener que elegir entre dos males, la moral recomiendo escoger el mal menor.

Si en un determinado caso está científicamente comprobada la inviabilidad fetal por deformación o porque la madre perdió el embarazo, la ciencia médica no necesita una ley para actuar. Es una causa de fuerza mayor. ¿O va a dejar que muera la criatura y la madre también? Es un asunto de lógica inferencial.

La violación es una acción despreciable y condenable, nadie psicológicamente sano está de acuerdo con esta depravación humana. Va en contra de la dignidad humana y la libertad, un valor respetado por el mismo Dios.

De derecho la violación no debe existir, pero sucede que de hecho si existe. Y no sólo eso, con frecuencia estas violaciones dejan como secuela un embarazo no deseado: un problema familiar y social.

Reflexionemos: ¿Cómo resolvemos este problema de un embarazo no deseado? ¿Cuáles son las alternativas de solución? O, ¿La única salida es el aborto?

¿Resolvemos el delito de la violación con el delito del crimen? ¿Aplicamos la pena de muerte al infante, inocente por demás, y de esa forma se resuelve definitivamente la violación?

¿Está segura la madre de que, al borrar la existencia de su hijo, borra también todas las secuelas psicológicas de la violación? ¿La aplicación de la pena de muerte a su propio hijo deja limpia su psiquis?

Da la impresión de que el aborto no es sólo un problema ético. ¿Un aborto clínicamente perfecto resuelve todas las raíces e implicaciones que éste genera?

Los abortos que se practican actualmente en República Dominicana escapan a las estadísticas, pero son muchos. Y si esos abortos se practican sin ley, ¿Podríamos calcular lo que pasaría cuando se apruebe la ley del aborto?

¿Estamos seguros de que, con la despenalización del aborto, no estaremos abriendo una brecha que corre el peligro de hacerse cada día más ancha?

En el plano de la regla, de la norma y de la ley, el problema del aborto aparentemente podría quedar resuelto. Pero en el plano de los principios y los valores, el aborto será siempre inadmisible, incluso con las argumentadas excusas de las causales.

Es bueno recordar que el peligro de la espada de doble filo de la que habla San Pablo, es que cuando queremos cortar abajo, sin darnos cuenta también cortando arriba. Eso mismo pasa con el aborto, con causales o sin ellas.

FUENTE: https://laveganews.net

RedaccionRD

admin@enews360.com

Tú medio digital, Siempre actualizado Whatsapp (829) 679 - 5560 @delvisduranrd

Sígueme: