Opinión

Feliz Día del padre NAN

Aunque eras Escogidísta y yo Aguilucho, disfrutabas cuando ganaban las águilas y yo salía de escandaloso con mi bandera, aunque eras Balaguerístas y yo REVOLUCIONARIO, no te oponías a mi bandera blanca, tu respuesta siempre fue “él no vota”

Eras fans de los Yankees, me enseñaste a darle seguimiento al béisbol de grandes ligas y en esta ocasión si disfrutábamos las victorias de Los Yankees en la serie mundial. 

Eras incapaz de pronunciar palabra alguna que ofendiera al prójimo, nunca te quitaste la correa contra alguno de tus hijos, solo viviste para dar amor y predicar con el ejemplo.

Nunca te escuché decir que  tenías hambre, nunca te quejaste de la situación económica, buscabas soluciones, pero hasta donde la sábana te lo permitía. 

Han pasado 20 años que no estas conmigo, nunca alguien me ha dado queja alguna, más bien, todos los que te conocían resaltan tus condiciones de hombre honrado, pulcro y bondadoso. 

Nunca faltaste a una reunión de la escuela en que se convocara a todos los padres, aunque repetía los uniformes escolares, siempre tenía mi cuaderno nuevo, sino tenías dinero para inicio del año escolar, “Miguel Negrito” el vecino del colmado, siempre te daba crédito y podíamos buscar los cuadernos necesarios. 

Al ser un hombre tan noble, yo sentía que eras indefenso y era temeroso hasta a las discusiones en los juegos de dominó, después comprendí que todos te respetaban y protegían. 

En Jinamagao te llamaban Ramón Curí, tus hijos te decíamos “NAN” no se el significado, pero mi hermana menor tardó en aprender hablar, y así te llamaba, los demás adoptamos el llamado, tú siempre respondías con una sonrisa. 

En 2001 aún no existían las redes sociales, el internet no era de fácil acceso para los dominicanos, son pocas las fotografías que tenemos de ti, pero tú comportamiento, tu accionar, es INOLVIDABLE. 

Si estuvieras aquí, tal vez no pueda darte todo lo que quisiera, pero si te expresara todo mi amor, así como lo hiciste conmigo. 

Para esta fecha muchos hijos recordarán a sus padres fallecidos, a mí no me pasa un día sin que regreses a mi memoria.  

Delvis Durán

delvis@redaccionrd.com


SISALRIL