Inicio Destacadas Umberto Eco y los idiotas del Twitter

Umberto Eco y los idiotas del Twitter

97
0

umberto Eco

 

Publicado el 17 Junio 2015

elmundo.es

El pensador y escritor Umberto Eco se ha vuelto a despachar a gusto contra Internet y, en especial, contra las redes sociales. En una reciente comparecencia en Turín ha comentado lindezas como ésta: “Las redes sociales han generado una invasión de imbéciles que le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que antes hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los necios”.

 

O ésta. “El drama de Internet es que ha promovido al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad”.

 

No es la primera vez que Eco da muestras de no entender Internet y no digamos, las redes sociales. La Red supone la democratización de la difusión del conocimiento -de todo tipo de conocimiento- y de la información. En concreto, por Facebook, Twitter, Instagram o Google+ circulan intenciones, deseos, críticas, aplausos, insultos, adhesiones, de ciudadanos corrientes, y tambièn informaciones contrastadas y opiniones de medios de comunicación. No es demasiado difícil distinguir entre unos y otros.

 

Estoy de acuerdo en que las redes sociales son como una inmensa barra de bar… pero en la que la inmensísima mayoría de sus ‘clientes’ están  sobrios y suben a ellas lo que les parece más oportuno, sin tener que pedir permiso a nadie, sin ninguna traba y sin censura alguna (bueno, la que impone la propia red social, que es más bien poca).

 

Por ejemplo: ¿cuántos miles de concejales con cuentas de Twitter tomaron posesión de sus puestos el sábado pasado? Sólo hemos hablado de dos o tres de ellos en los últimos días.

 

Mientras que no entendamos que Twitter o Facebook son un reflejo -quizá el mejor que ha habido nunca- de la sociedad no seremos conscientes de hacia dónde caminamos.

 

Y esto tiene repercusiones prácticas en la política.Buena parte del sorprendente ascenso social y político de Podemos -sobre todo- y Ciudadanos se debe al convencimiento de la influencia de esas corrientes de opinión que se mueven en las redes sociales y de su magnífica utilización de ellas, al margen de los medios de comunicación tradicionales. El “martilleo” sobre la corrupción del que hablaba Rajoy no ha sido sólo de las televisiones.

 

Y, por último, si para Umberto Eco las redes sociales generan una “invasión de imbéciles”, no hay que ir demasiado lejos para concluir que son los “imbéciles” que hay en la sociedad. A lo mejor esa sociedad que todos, pero también el propio Eco, como líder de opinión, hemos contribuido un poquito a construir. No sé.