Inicio Internacionales EEUU publica su ‘lista negra’ de sanciones a Irán

EEUU publica su ‘lista negra’ de sanciones a Irán

30
0

Taiwan, India, China, Japón, Corea del Sur, Turquía, Grecia e Italia podrán seguir importando crudo iraní, aunque a cantidades reducidas
Estados Unidos ha esperado hasta el día del retorno completo de sus sanciones nucleares para jactarse de la magnitud del golpe. Su secretario de Estado, Mike Pompeo, ha inaugurado este lunes las sanciones “más fuertes” contra Irán prometiendo, a quienes sigan comerciando con la República Islámica, que su “desafío a nuestras sanciones será, al final, una decisión mucho más dolorosa que retirarse de Irán”. Teherán ha tildado este período que comienza de “situación de guerra”. La población sufrirá sus efectos.

La estrategia de “presión máxima” anunciada por la Casa Blanca el pasado mayo, cuando el presidente Donald Trump retiró la firma de EEUU del pacto nuclear, tiene pocas excepciones. Pompeo ha anunciado que tres instalaciones nucleares civiles, y ocho entidades jurídicas quedan exentas de sanciones. Taiwan, India, China, Japón, Corea del Sur, Turquía, Grecia e Italia – los únicos europeos – podrán seguir importando crudo iraní, aunque a cantidades reducidas y tras concesiones no aclaradas.

Para el resto de empresas del globo que quieran hacer negocios con bancos, petroleras, puertos, empresas aeronáuticas y ciertas industrias estatales, Washington prevé castigos severos. EEUU ha amenazado, especialmente, a aquellas con intereses en su país. También a las europeas. La UE mantiene su firma en el acuerdo nuclear, pero no ha logrado poner a punto, a tiempo, medidas de protección que respondan a las necesidades y temores de sus empresarios ante las llamadas sanciones secundarias.

Irán, cuyo cumplimiento del acuerdo ha sido certificado por la OIEA hasta la fecha, ha denunciado que no permitir desarrollar negocios con el exterior supondría una vulneración del pacto atómico, firmado en 2015 a cambio del alzamiento de las sanciones que pesaban hasta entonces. El presidente iraní, Hasan Rohani, ha comparado este lunes al inquilino de la Casa Blanca con el ejecutado presidente iraquí Sadam Husein, que desató una sangrienta guerra con Irán en los 80. “No hay diferencia [entre ellos], debemos resistir y ganar”, ha zanjado.



El peso de esta ‘batalla’ recaerá sobre las espaldas de la población. El rial lleva meses cayendo en picado entre las amenazas de EEUU y desmanes internos. Ahora, entre los mayores temores están la carestía o la subida del precio de los productos de importación -fruto de la necesidad de realizar complejas transacciones para sortear las sanciones- y de artículos de primera necesidad, como medicinas y pañales. El espectro de la inflación asoma, en un escenario de empobrecimiento generalizado.
Este lunes, el Departamento del Tesoro ha publicado los nombres de los castigados por las sanciones, que apuntan sobre todo la importación de petróleo, la primera fuente de riqueza. Son individuos y entidades mayormente ligados al Estado o a la Guardia Revolucionaria, con un control importante sobre los medios de producción. También figuran 50 bancos, así como la aerolínea bandera. Tendrá problemas para repostar afuera y no podrá comprar recambios, lo que pondrá en riesgo a sus pasajeros.

Un golpe de última hora ha llegado, paradójicamente, desde la misma UE. La empresa belga SWIFT, propietaria del servicio de mensajería financiera más usado en la actualidad, ha anunciado la suspensión del acceso a su sistema a una serie de bancos iraníes no detallados, que no podrán hacer transacciones. El guantazo de SWIFT se suma al disparo al pie que se dio Irán el domingo, cuando el Consejo de Guardianes devolvió al Parlamento una Ley necesaria para mantener lazos bancarios con el exterior.

“El régimen iraní tiene una elección: puede, o hacer un giro de 180 grados en el curso ilegal de sus acciones y actuar como un país normal, o ver cómo su economía se desmorona”, ha dicho Mike Pompeo a los periodistas este lunes, tras anunciar la lista de firmas damnificadas. “Esperemos que un nuevo acuerdo sea posible, pero hasta que Irán haga cambios en los 12 puntos que enumeré en mayo, seremos implacables en el ejercicio de presión sobre el régimen”.



Entre dichos puntos está el renunciar a su programa de misiles balísticos, que Irán considera imprescindible y de naturaleza defensiva, y el dejar de confrontar los intereses de EEUU en la región, apoyando al grupo armado libanés Hizbolá o al Gobierno de Bashar Asad en Siria. Hasta la fecha, Teherán no ha cerrado la puerta del todo a dialogar con Washington, pero sí ha mostrado reticencias ante el estilo negociador de Trump y, sobre todo, ha exigido dialogar en un escenario sin sanciones.

“La confianza mutua no es un requerimiento para iniciar negociaciones; el respeto mutuo es un requerimiento” ha dicho el ministro de Exteriores iraní, Mohamed Yavad Zarif, en una entrevista con USA Today, este lunes. Pero la Administración Trump “no cree en la diplomacia. Cree en la imposición”, ha lamentado el canciller, cuyo país ha respondido al desafío realizando maniobras militares en el noroeste de Irán. Vía Elmundo.es