Inicio Deportes LeBron y Curry ponen a Cavs y Warriors a un paso de...

LeBron y Curry ponen a Cavs y Warriors a un paso de las Finales

113
0

 

LeBron James hace un mate frente a Mike Muscala.AFP

lebron-james-cavaliers--644x362

AFP

RTVE.es / AGENCIAS

Nueva demostración de clase y poder la que dio el alero LeBron James al conseguir un triple-doble que permitió a los Cavaliers de Cleveland ganar 114-111 a los Hawks de Atlanta en la prórroga del tercer partido de las finales de la Conferencia Oeste que dominan 3-0.

 

James, que tuvo un comienzo de partido para el olvido al fallar los 10 primeros tiros que hizo a canasta, al final surgió como la gran figura que hizo posible otra victoria al aportar 37 puntos, 18 rebotes y 13 asistencias.

 

Ahora los Cavaliers, que jugaron el segundo partido consecutivo sin el base titular Kyrie Irving, no se ha recuperado de las molestias que sufre en las rodillas, están a sólo un triunfo más de volver a las Finales de la NBA por primera vez desde que lo hiciesen en el 2007 también bajo el liderazgo de James.

 

Junto a James, que jugó 47 minutos y anotó 14 de 37 tiros de campo, incluido un triple en seis intentos, otros cuatro jugadores de los Cavaliers tuvieron números de dos dígitos. El escolta reserva J. R Smith, el mejor del banquillo, y el base australiano Matthew Dellavedova, que ocupó el puesto de titular de Irving, lograron 17 tantos cada uno.

 

Mientras que el escolta-alero Iman Shumpert llegó a los 15 tantos y capturó siete rebote, los mismos que aportó el pívot Tristan Thompson que también anotó 10 puntos. Como equipo los Cavaliers tuvieron 41 (40-97) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 39 (14-36) de triples, comparados al 41 (36-88) y 37 (11-30), respectivamente, de los Hawks, que perdieron el duelo bajo los aros al capturar 42 rebotes por 56 de Cleveland.

 

La expulsión antes que concluyese la primera parte del pívot dominicano Al Horford por lo que los árbitros consideraron una falta flagrante de segundo grado cometida contra Dellavedova, en una lucha por un balón perdido, pesó como una losa en el juego interior de los Hawks. El equipo de Atlanta también tenía ya la baja del escolta Kyle Korver, su especialista en triples, lesionado en el segundo partido con un esguince del tobillo derecho, que no le permitió salir en el tercero.

 

El tiempo reglamentario concluyó con empata a 104-104 después que los Cavaliers lograron 4-0 en los últimos 84 segundos y luego en la prórroga, la figura de James fue la que decidió al anotar un triple a falta de 36,4 segundos que puso a su equipo por delante en el marcador. James hizo una penetración a canasta con 12,8 segundos para el final de la prórroga y colocó el parcial de 114-111 que sería el definitivo al darse los dos fallos de Mack.

 

“No hay mucho que decir, simplemente, LeBron (James) no permitió que esta noche perdiésemos el partido”, declaró el entrenador novato de los Cavaliers David Blatt, que podría hacer historia junto con Steve Kerr, de los Warriors de Golden State, si ambos llegan con sus respectivos equipos a las Finales de la NBA.

 

Curry hace lo propio con sus Warriors

 

Esta vez no hubo ni drama, ni falló en la última jugada, los Warriors de Golden State dominaron de principio a fin y ganaron a domicilio por paliza de 80-115 a los Rockets de Houston en el tercer partido de las finales de la Conferencia Oeste, que dominan 3-0 al mejor de siete. De nuevo, el base Stephen Curry fue la figura del ataque balanceado y seguro de los Warriors al conseguir 40 puntos, incluidos 7 de 9 triples, 9 de 10 desde la línea de personal, repartió siete asistencias y capturó cinco rebotes.

 

Los Warriors, que en los dos primeros partidos sólo pudieron ganar por cinco puntos combinados de diferencia, en el Toyota Center, de Houston, arrollaron a los Rockets desde el inicio del partido y al concluir la primera parte ya tenían ventaja de 25 tantos (37-62). El partido estaba sentenciado, los Warriors eran un equipo superior en todas las facetas del juego con Curry de líder que además reivindicó su condición de nuevo Jugador Más Valioso (MVP) de la liga.

 

Curry se mostró imparable en el juego ofensivo y estableció una nueva marca de triples en la competición de la fase final con 64 cuando todavía no han concluido las finales de Conferencia. El base titular de los Warriors había anotado 37 puntos al concluir el tercer periodo y a falta de cinco minutos para el final, el entrenador de los Warriors, el novato Steve Kerr, decidió darle descanso al estar ya todo decidido.

 

Curry se fue por la puerta grande tras anotar su último triple del partido que puso un parcial de 73-103. Ahora Curry también se encuentra a una victoria, que puede conseguir el lunes cuando disputen el cuarto partido en el mismo escenario del Toyota Center, de llevar a los Warriors a sus primeras Finales de la NBA desde 1975.

 

Junto a Curry, el alero Draymond Green y el escolta Klay Thompson anotaron 17 tantos cada uno, mientras que el pívot australiano Andrew Bogut volvió a ser importante en el juego interior al concluir el partido con un doble-doble de 12 tantos, 12 rebotes y un tapón antes de quedar eliminado por seis faltas personales.

 

Los Warriors con Curry pleno de acierto en los tiros desde fuera del perímetro siempre los silenció y el entrenador de los Rockets, Kevin McHale, nunca encontró al jugador individual que pudiese frenar a Curry ni tampoco a nivel de equipo. Los Rockets sólo pudieron conseguir un 34 (28-83) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 20 (5-25) de triples, comparados al 45 (44-97) y 39 (11-28), respectivamente, de los Warriors, que capturaron 60 rebotes por tan sólo 39 de Houston.

 

El escolta James Harden fue el líder encestador de los Rockets al aportar 17 puntos y encabezar una lista de cuatro jugadores que tuvieron números de dos dígitos, pero falló 13 de 16 tiros de campo, incluidos cuatro de cinco triples. De nuevo, Harden, que perdió el duelo individual con Curry, maquilló las estadísticas al anotar 10 de 11 tiros de personal, dio cuatro asistencias y capturó tres rebotes.